“La inteligencia resuelve problemas y produce dinero; el dinero sin inteligencia financiera es dinero que pronto se pierde.” asi es como se expresa Robert Kiyosaki – Libro Padre Rico, Padre Pobre, aprende a pensar de manera diferente, olvida lo que has aprendido para tomar un camino distinto.

“Robert T. Kiyosaki” nos muestra un panorama perfecto para hacer que el dinero trabaje para nosotros y cómo lograr el crecimiento financiero que muchos estamos buscando. Padre rico, padre pobre cuenta la propia experiencia de Robert T. Kiyosaki cuando descubrió en la niñez la tenacidad al servicio de la inteligencia y la forma calculadora y firme en que se deben tomar las decisiones.

Gracias a los consejos de su padre real como lo dice en su libro, el superintendente de educación de Hawai, el padre pobre, y el ejemplo de su padre rico es como encuentra su camino para emprender y como manejar el dinero, en base a un tutor para llegar a sus objetivos, el Libro Padre Rico, Padre Pobre se ha convertido en una filosofía de vida.

Qué les enseñan los ricos a sus hijos acerca del dinero

En tan solo 6 lecciones básicas sobre el dinero aprenderás de manera diferente como puedes alcanzar tus objetivos, extraídas de la sabiduría del padre rico; en ellas te muestra lo siguiente: el rico no trabaja por dinero, el dinero trabaja intensamente para él; es indispensable aprender alfabetización financiera, luchar por la consolidación de nuestros propios negocios; se explica la historia de los impuestos y el poder de las corporaciones; la destreza de los ricos para multiplicar el dinero: ¡inventarlo!; la importancia de trabajar para dominar y producir.

¡10 reglas de Oro de Robert Kiyosaki!


El autor expone a su vez las razones por las que las personas no logran ser financieramente competentes para gozar la vida que siempre han soñado, éstas son: el miedo, el cinismo, la pereza, los malos hábitos y la arrogancia. Padre rico, padre pobre ha cautivado a millones de personas con sus fórmulas originales y asombrosas para hacer que nuestro dinero se multiplique en forma extraordinaria. Las lecciones de Kiyosaki sin duda cambiarán nuestra visión de los negocios y las inversiones, y harán que únicamente nosotros determinemos el destino de nuestro dinero.