Por lo general en una organización existen un sinfín de elementos tanto internos como externos que suelen ser decisivos para garantizar la operatividad y eficacia de la entidad bajo los estándares más altos de excelencia y calidad.

Dentro de los diversos tipos de análisis y estrategias que giran en torno al estudio de mercado, el benchmarking nos permite discernir, comparar y filtrar la información que puede causar un impacto positivo en la organización.

En este sentido el benchmarking suele ser una herramienta de carácter gerencial que resulta fundamental para impulsar los niveles de productividad al máximo.

Si deseas saber cómo dinamizar tu negocio, entonces te invitamos a seguir leyendo este artículo que estamos seguros te ayudará cristalizar todos tus objetivos.

¿En qué se basa el benchmarking?

El análisis de la competencia es una técnica que se viene empleando desde el punto de vista corporativo y organizacional desde hace ya bastante tiempo.

Precisamente el benchmarking nos permite estudiar de manera sistemática y objetiva la práctica que llevan a cabo numerosas empresas, las cuales suelen ser líderes en la producción de cierto producto o servicio.

Pero esta técnica no solo se centra en lo que otras organizaciones pueden ofrecernos, sino que también vuelca su mirada al interior de nuestra empresa para identificar prácticas de calidad que podremos estandarizar.

Un estudio global de benchmarking tanto desde la óptica interna como externa, puede permitirnos modificar ciertos elementos internos en nuestra organización con la finalidad de obtener los mejores resultados posibles.

Importancia del benchmarking

No es un secreto para nadie que el mundo se mueve vertiginosamente cada día a mayor velocidad. Esto es particularmente evidente sobre todo en organizaciones que dependen del comercio online.

Lo que hace años era un proceso altamente productivo en tu negocio, si lo comparas hoy en día con otros estándares tal vez haya caído hasta niveles nunca antes vistos.

Por ejemplo una línea de montaje, dependiendo del rubro fabricado y de los objetivos que persiga la gerencia, puede beneficiarse enormemente de los avances tecnológicos de la industria 4.0.

Un mundo cada vez más interconectado y globalizado nos obliga a mejorar constantemente, sino queremos quedarnos atrás y perecer a través de la obsolescencia, como si de selección natural se tratase.

La información sin lugar a dudas es poder y el benchmarking bien aplicado pone en nuestras manos el poder para cambiar, reinventarnos y mejorar.

En definitiva a través del benchmarking somos capaces no solamente de evidenciar las prácticas de la competencia, sino que además esta útil herramienta nos permite contrastar de manera tangible cierta información que anteriormente podía pasar desapercibida.

Por ello su importancia se centra en medir tanto cualitativamente como cuantitativamente el impacto que tendrá la modificación de ciertos parámetros en nuestro negocio, para de esta manera incrementar el potencial de la organización.

¿Existen varios tipos de benchmarking?

Dentro de la clasificación dada por Boxwell el benchmarking pude clasificarse a su vez en las siguientes categorías:

Competitivo

Se basa en el contraste de los productos, servicios o procesos de tu propia empresa en relación a los de tu competencia, centrándose única y exclusivamente en optimizar tus propios estándares para resaltar sobre los demás.

De Colaboración

Esta modalidad se contrasta bastante con la anterior, pues en este caso no se persigue un objetivo único o individual, sino que por el contrario en este caso se trata de trabajar en conjunto con diversas organizaciones acerca de una variable en particular con el fin de mejorar en conjunto.

Interno

Por lo general es practicado por organizaciones con un tamaño y un alcanza realmente masivo, como por ejemplo una organización de carácter transnacional o multinacional.

En este tipo de empresas se suelen estudiar prácticas llevadas a cabo bajo parámetros de excelencia y calidad por un departamento en particular, que luego son extendidas a otras áreas, departamentos o sucursales en el seno de la misma organización.

Cooperativo

A través de este tipo de proceso la información fluye de manera unidireccional y de forma desinteresada, por lo que representa el escenario menos probable de todos.

Fases para implementar el benchmarking

Como te mencionamos anteriormente, el benchmarking es una técnica que se lleva a cabo de manera sistemática por lo que resulta lógico dividir su aplicación en varias etapas o fases.

Fase 1: ¿Qué se necesita analizar?

En esta fase se identifican los procesos o productos que representan una mayor posibilidad o riesgo de ser vulnerables, por lo tanto deben corregirse y mejorarse.

Aunque consideres que los procesos manejados por tu organización fluyen de manera idónea, estos siempre pueden mejorar.

Sobre todo si te tomas el tiempo de comparar, medir y verificar dichos procesos. Recuerda que el tiempo y los recursos dentro de tu empresa son valiosos y limitados, por lo que deberás optimizarlos al máximo.

Fase 2: Apunta alto

Cuando contraste ciertos aspectos de tu empresa, hazlo siempre en función de otras organizaciones que sean líderes en su ramo.

No tienen que pertenecer obligatoriamente a tu misma especialidad, sin embargo si se deben destacar por producir servicios o productos que destaquen por su calidad o excelencia.

Fase 3: Busca información

Una vez que haz identificado los aspectos dentro tu organización y también has elegido un grupo de empresas con las cuales contrastar, el siguiente paso será encontrar un método que te permita obtener información.

Para ello puedes apoyarte en fuentes de carácter interno, como por ejemplo publicaciones periódicas en boletines, revistas o sitios webs de la empresa analizada; o en fuentes externas como medios dedicados al análisis de datos, periódicos, entre otros.

Fase 4: Recabar la data

En esta fase se debe encontrar el punto de inflexión clave entre tu empresa y la de tu competencia. La idea es encontrar una vía de comunicación entre ambas organizaciones que permita recabar información útil.

Fase 5: Llevar a la práctica

Por último se deben implementar las mejoras o cambios analizados, adaptándolos siempre a la naturaleza y a la estructura de nuestro negocio.

Esperamos que este artículo te ayude a afianzar un poco más todo lo referente al benchmarking y el impacto que esta técnica puede tener en tu negocio.

Si la información te ha parecido útil e interesante, por favor no dudes en compartirla a través de todas tus redes sociales.